Espionaje macrista: Casación le arrebató la causa al juez Juan Pablo Augé

La Cámara Federal de Casación le arrebató al juez Juan Pablo Augé y a los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide la mega investigación sobre espionaje durante el gobierno de Mauricio Macri al decidir que la causa debe tramitar en los tribunales de Comodoro Py, como pedían los exfuncionarios y espías.

La decisión fue tomada por la Sala IV de la Casación Federal con los votos de Mariano Borinsky y Javier Carbajo y con la disidencia de Ángela Ledesma. En Lomas de Zamora, ya llegó la notificación para remitir las dos causas, la del Instituto Patria y la de los Súper Mario Bros y el espionaje penitenciario. En Comodoro Py, apuestan a que llegaría en las próximas horas, aunque es probable que haya demoras.

La causa tiene altas posibilidades de quedar en manos de la jueza María Eugenia Capuchetti y del fiscal Carlos Stornelli –que está procesado por ser parte de una trama de espionaje–, aunque también en los tribunales de Comodoro Py decían que podría intervenir el juez Luis Rodríguez. Todo indica que habrá una pelea intra-Py para quedarse con la causa e incluso podría involucrar a otros jueces. 

Los fundamentos

Para Borinsky y Carbajo, las investigaciones de Lomas deben tramitar unidas, pero en la Ciudad de Buenos Aires, ya que insisten que la mayoría de los hechos de espionaje tuvo epicentro en la Capital y sólo unas ramificaciones en la provincia. Dicen, por ejemplo, que las sedes centrales de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y la del Servicio Penitenciario Federal (SPF) están en la Ciudad Buenos Aires y desde allí se habría orquestado el espionaje.

«Lo aquí resuelto no implica, de ningún modo, retrotraer la investigación a etapas ya superadas, demorar el curso de la investigación, desvirtuar las medidas de prueba existentes o por producirse ni invalidar lo actuado hasta ahora en la jurisdicción federal de Lomas de Zamora», sostuvieron Borinsky y Carbajo en el voto de la mayoría.

«Un desplazamiento a esta altura podría neutralizar tales avances –les respondió Ledesma– o, al menos, suspender provisoriamente su curso hasta tanto las nuevas autoridades a cargo estudien el caso o analicen las alternativas de su continuación evaluando posibles cambios; extremo que no resulta del todo improbable teniendo en cuenta el quiebre del principio de unidad de acción del Ministerio Público Fiscal». 

La camarista recogió así la paradoja de que mientras Incardona y Eyherabide sostenían que la investigación debía seguir en sus manos usando un criterio, en Py los fiscales reclamaban lo contrario sostiendo otro. «¿Respecto de cuántas posiciones fiscales deberán los imputados tener que defenderse?», marcó con ironía la jueza, quien sostuvo que las razones de economía procesal marcan que la causa debe seguir en el lugar donde avanzó más. 

«En la medida en que el criterio de la competencia quede sujeto a la aparición del domicilio de una nueva víctima o al supuesto ‘núcleo de operaciones’ según se pueda modificar de acuerdo con los avatares de la investigación, la competencia seguirá siendo un tema de discusión entre jueces y un motivo de inestabilidad y retraso incompatible con la adecuada Administración de Justicia», completó Ledesma.

Una victoria para Arribas y Nieto

El exdirector general de la AFI Gustavo Arribas había planteado que la causa por el espionaje en el Instituto Patria debía tramitar en Comodoro Py porque básicamente la sede de la AFI — y desde donde él emitía las órdenes — estaba en Ciudad de Buenos Aires. Darío Nieto, el secretario privado de Macri, había hecho lo propio en la causa sobre el accionar de los espías conocidos como Súper Mario Bros y del espionaje penitenciario.

La cuestión de la competencia fue motivo de disputas entre dos salas de la Casación, la I y la IV, durante buena parte del año pasado. Sin embargo, esa pelea se saldó el 30 de diciembre, cuando dos de los jueces de la Sala I declinaron la competencia en favor de la Sala IV, argumentando que ésta ya había intervenido. La decisión fue adoptada por Diego Barroetaveña y Daniel Petrone sin consultar con su colega de Sala, Ana Figueroa, quien los criticó en una entrevista con la AM750 por falta de ética. En su voto de este viernes, Ledesma dejó aclarado que ella creía que era la Sala I la que debería haber intervenido, en línea con su colega Figueroa.

La causa sobre el espionaje en el Patria tiene cuatro procesados: Arribas, Silvia Majdalani, el exdirector de Operaciones Especiales Alan Ruiz y el exdirector operacional de Contrainteligencia Martín Coste. Esos procesamientos fueron confirmados por la Cámara Federal de La Plata. Sin embargo, Augé aun tenía que decidir si avanzaba con el procesamiento del exdirector administrativo de Asuntos Jurídicos de la AFI Juan Sebastián de Stefano y uno de sus funcionarios, Bernardo Miguens, acusados por los fiscales por haberle dado apariencia de legalidad al espionaje sobre Cristina Fernández de Kirchner.

La otra causa — que abarca desde el espionaje a propios y ajenos de los Súper Mario Bros hasta el espionaje penitenciario — estaba una fase más retrasada. Incardona y Eyherabide habían pedido 38 procesamientos, pero todavía estaban siendo evaluados por el juez Augé. No habían solicitado que se procese a Nieto, que fue uno de los más activos en la pelea judicial para traer la causa hacia los tribunales de Comodoro Py. 

Augé podría estar en condiciones de dictar los procesamientos antes de que el fallo de la Casación quede firme. Es sabido que el juez trabajaba en el análisis de la solicitud de los fiscales que supera con creces las mil páginas. Sin embargo, en Py están interesados en que la causa viaje rápidamente hacia los tribunales de Retiro.

La Cámara Federal de La Plata convalidó en reiteradas oportunidades la decisión de Augé de seguir al frente del expediente y destacó el estado de avance que había logrado la investigación. Sin embargo, ganó Comodoro Py.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/323405-espionaje-macrista-casacion-le-arrebato-la-causa-al-juez-jua

Compartir: