El Senado convirtió en ley la reasignación de partidas a la Ciudad por el traspaso de la Policía Federal

El Senado volvió a sesionar de forma remota.
El Senado volvió a sesionar de forma remota. 

Con 40 votos a favor y 25 en contra el Senado convirtió en ley la reasignación de la coparticipación federal a la Ciudad de Buenos Aires en materia de seguridad no federal. El oficialista Frente de Todos avanzó así en la ley que corrige el excedente presupuestario de los recursos nacionales que Mauricio Macri cedió por decreto al gobierno porteño por el traspaso de parte de la Policía Federal. La Cámara alta ratificó las modificaciones que introdujo Diputados y que establecen un período de negociación de 60 días entre los gobiernos Nacional y de la CABA para acordar el monto y la actualización que se destinará anualmente para la policía porteña. Juntos por el Cambio, en tanto, se desentendió de la discrecionalidad que adoptó el Gobierno de Cambiemos para favorecer a la Ciudad, se abroqueló en defensa del alcalde Horacio Rodríguez Larreta, acusó al oficialismo de querer avanzar sobre la autonomía porteña y amenazó con judicializar la ley del Congreso.

Fue un debate caliente con acusaciones cruzadas entre oficialismo y oposición. María de los Ángeles Sacnun, que preside la comisión de Asuntos Constitucionales, defendió el proyecto del Gobierno. Aclaró “que no se está discutiendo coparticipación ya que la misma, está claramente establecida en el artículo 75, inciso 2 párrafos segundo y cuarto de la Constitución Nacional, pero que en su párrafo quinto habla de que las transferencias deben ir acompañadas de los recursos correspondientes”.

“Se ha banalizado la palabra federalismo y su concepto, porque ni bien asumió Macri, tomó la determinación mediante un decreto, de avanzar en ese acuerdo entre la CABA y el Gobierno Nacional ampliándole la participación en los recursos del 1,40 al 3,75 por ciento, sin tener en cuenta el principio de razonabilidad que debe fundar a todos los actos de gobierno y en detrimento de las provincias argentinas”, insistió Sacnun y agregó: «deben tenerse en cuenta los principios de la Constitución a la hora de redistribuir recursos» como el de «solidaridad, equidad territorial y equilibrio».

Sacnun también dedicó unos párrafos de su intervención a la oposición que amenazan con judicializar la ley. “Plantea permanentemente una judicialización de las leyes», dijo y afirmó: está yendo a una «democracia de los jueces» en la que «no importan las atribuciones de los poderes, total siempre hay un juez amigo que tira por el piso las definiciones que tiene que tomar uno de los poderes del Estado».

El  porteño Mariano Recalde (FdT) dijo que no se trata de «quita ni de coparticipación» sino que  se busca » corregir y enmendar» una «inequidad» y «algo que se hizo mal». Y acusó a Larreta de «cínico» por querer «echarle la culpa al Gobierno nacional de las políticas liberales». Macri «hizo un uso autoritario del poder» al reasignarle fondos a la Ciudad, sumó Oscar Parrilli (FdT) y aseguró que las autoridades porteñas «se llevaron fondos demás» y se beneficiaron «con privilegios» que «ofenden a los argentinos».

El macrismo esquivó los reclamos oficialistas sobre los beneficios económicos que recibió la Ciudad se aferró a la defensa política del alcalde de su distrito insignia. La senadora  porteña, Guadalupe Tagliaferri, llevó la voz cantante por el rechazo del proyecto, criticó a los senadores oficialistas que «hicieron especulaciones políticas electorales» durante el debate en comisión de la iniciativa y advirtió que «han llegado a decir que la Ciudad no es una provincia, sino una aberración jurídica». Esteban Bullrich, desconoció las reglas democráticas al afirmar que lo que se judicializa «es el abuso de la mayoría» y ratificó que irán «a la Justicia» porque creen «en la independencia de poderes». Su compañera de bloque Gladys González recriminó al oficialismo «su forma de ejercer el poder» mediante «el miedo y la extorsión».

En el cierre del debate, el senador radical Martín Lousteau, consideró que el presidente Alberto Fernández «modificó la ley de coparticipación sacándole recursos a un distrito para dárselos a otro», tras la protesta de la policía bonaerense en reclamo de mejores salarios. Aunque luego, Lousteau reconoció que la provincia de Buenos Aires es de las más «relegadas» en cuanto a redistribución de fondos, pero señaló como “los responsables” a los mandatarios “del peronismo”. Pero inmediatamente se alineó con el discurso macrista, al afirmar que con el proyecto los senadores oficialistas «buscan es complicarle la vida» a un eventual «competidor político» como Larreta.

Entre sus aspectos centrales, la ley establece una transferencia en forma mensual y automática desde el Tesoro Nacional a laCABA de la doceava parte de 24.500 millones de pesos para la policía porteña. La suma será actualizada trimestralmente de acuerdo a una fórmula compuesta en un 80 por ciento por el índice nominal del salario promedio de la Policía Federal Argentina y en el 20 por ciento restante por el índice de precios al consumidor (IPC) elaborado por la Dirección General de Estadística y Censos, ambos correspondientes al período precedente.

Dispone que el gasto anual que demande la transferencia y su mecanismo de actualización trimestral serán acordados en forma bilateral por el Poder Ejecutivo nacional y el Gobierno de la Ciudad en un plazo de 60 días corridos contados a partir de la sanción de esta ley. Y que la Comisión Federal de Impuestos (CFI) emitirá una opinión técnica para la determinación del monto anual en pesos de los componentes efectivamente transferidos a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el año 2016.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/311300-el-senado-convirtio-en-ley-la-reasignacion-de-partidas-a-la-

Compartir: