El proyecto del Ejecutivo para la legalización del aborto obtuvo 77 votos a favor

En la jornada previa al tratamiento en la Cámara de Diputados de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), este miércoles los diputados y diputadas de la Nación cerraron el trabajo del plenario de comisiones encargado de debatir el tema durante toda la semana pasada. Antes de emitir el dictamen de mayoría que cosechó 77 firmas a favor, las y los legisladores integrantes de las cuatro comisiones que trataron el proyecto comenzaron a sentar sus posiciones frente al articulado definitivo y de cara a la discusión que tendrá lugar este jueves.  

«Esto es claramente un tema de salud pública«, afirmó al abrir su discurso el diputado nacional por el Frente de Todos (FdT) Pablo Yedlin, presidente de la Comisión de Acción Social y Salud Pública, que en conjunto con las de Legislación General, Legislación Penal y Mujeres y Diversidad, debatió desde el pasado martes el proyecto enviado al Congreso por el presidente Alberto Fernández. «El aborto existe, miles de mujeres a lo largo de estos años lo han hecho en la clandestinidad. Las que tienen recursos, lo hacen en forma segura, las que no tienen recursos, son sometidas a técnicas inseguras que generan riesgo de vida. Esa es la injusticia social que vamos a intentar resolver», sintetizó Yedlin. 

En una imagen poco habitual, y con el objetivo de garantizar el distanciamiento social ante la gran cantidad de legisladores convocados, la reunión plenaria se realizó este miércoles en el mismo recinto de sesiones que albergará el tratamiento de la ley. La jornada fue abierta por la diputada del PRO Carmen Polledo –vicepresidenta de la Comisión de Salud–, quien impulsó un dictamen de rechazo al proyecto que solo obtuvo 30 adhesiones. 

Además de sostener que «la vida tiene protección desde la concepción» y que «es un escándalo estar tratando este proyecto con los problemas que estamos transitando», Polledo recurrió a otro argumento que ya había sido utilizado por los expositores que en las reuniones informativas de la semana pasada se opusieron al derecho al aborto legal, seguro y gratuito: «Las mujeres que afrontan las situaciones más difíciles son quienes se aferran a la vida con más fuerza», dijo y agregó que «la legalización del aborto no está en la agenda de nuestras mujeres«. 

«A mí no me van a contar que las pobres no abortan”, respondió a esto la diputada nacional por la Provincia de Buenos Aires Daniela Vilar (FdT), quien aseguró que «para poder realizar políticas públicas tenemos que basarnos en datos de la realidad«. En este sentido, la legisladora puso sobre la mesa algunas cifras concretas de la provincia: «5.784 mujeres y personas gestantes entre enero y junio de este año realizaron la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) ¿Cómo se resolvieron? Con las redes de mujeres, quienes necesitaron interrumpir su embarazo lo hicieron gracias a la organización de las mujeres en los barrios«, señaló. 

También Romina del Plá, diputada del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), destacó en su discurso la organización del movimiento de mujeres: «Si estamos discutiendo aquí este dictamen es por la movilización de esa enorme marea verde que recorre el país, en cada rincón de todas las provincias», aseveró. 

Aunque el bloque del FIT acompañó el dictamen de mayoría, Del Plá advirtió sobre la modificación de último momento de los artículos que prevén la objeción de conciencia: «En aquellos establecimientos con dueños que estén en contra, difícilmente podamos encontrar a un profesional que se atreva a decir ‘yo lo hago’. Gran parte de esos lugares pertenecen a las iglesias, por lo que vamos a tener una dificultad«, alertó y recordó que en los sitios donde actualmente el derecho a la ILE no se garantiza «es porque hay instituciones que imponen sus criterios para impedir que se aplique lo que es legal desde 1921«.

A pesar de que en la misma sesión en que se debatirá la legalización del aborto también será tratado el Plan de los Mil Días, la diputada Polledo afirmó que, de sancionarse la Ley de IVE, no habrá una alternativa para las mujeres «que no sea estrictamente el aborto libre», al que consideró «la eliminación de una vida«. Por su parte, Rubén Manzi, diputado de la Coalición Cívica, dijo que «si la cuestión sanitaria fuese tan fuerte hubiésemos tratado otras leyes primero, por ejemplo la prevención del embarazo no deseado», y pidió «información y herramientas» para cumplir este objetivo. 

Sin embargo, José Luis Riccardo (UCR), remarcó que en 2018, «cuando pasó el debate, las palabras ‘educación sexual’ deben haber sido las más usadas, creímos que era necesario, pero aquellos que no estaban de acuerdo con la IVE después tampoco estaban de acuerdo con hablar de la palabra ‘género’«. En este sentido, Yedlin coincidió en que «muchos de estos temas se diluyen cuando el debate se aleja«, y concluyó que «tenemos que trabajar fuerte en que no haya embarazos no deseados, trabajar en Educación Sexual Integral, planes de salud sexual y acceso a anticonceptivos«.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/311087-el-proyecto-del-ejecutivo-para-la-legalizacion-del-aborto-ob

Compartir: